5 formas de estropear los tatuajes

Ya tienes el nuevo tatuaje que tanto tiempo llevabas desenado hacerte y piensas que con el trabajo del tatuador la historia ya ha acabado. Pero no es así, si quieres que tu preciosa nueva obra de arte lo siga siendo durante mucho tiempo tienes que prestar mucha atención a su cuidado, especialmente durante la primera semana. La primera semana es crucial, ya que marcará como se quedará el tattoo el resto de tu vida. Estas son según los tatuadores las cinco cosas que pueden hacer que tu tatuaje se eche a perder a las primeras de cambio.

1. Dormir encima del tattoo

Si nos hacemos el tatuaje en el pecho lo mejor será dormir boca arriba durante unos días. Al contrario si nos lo hacemos en la espalda. Si el tatuaje está en los brazos o en un costado, lo recomendable es por lo tanto dormir sobre el costado contrario. Si además podemos dormir con el tatuaje al aire mucho mejor. En todo caso es recomendable colocar una toalla limpia entre nosotros y las sábanas. Si por la mañana se nos han pegado las sábanas, (y no nos referimos a quedarse dormidos), sino literalmente pegadas al tattoo, hay que evitar a toda costa despegarlas del tirón. Lo mejor es acercarse hasta la ducha y despegarlas con agua tibia.

2. Tocarlo, rascarlo o exfoliarlo

No te toques el tatuaje bajo ningún concepto a no ser que tengas las manos totalmente limpias y desinfectadas. Lo mismo va para las manos de terceras personas. Mantener el tatuaje limpio a salvo de infecciones es la regla nº1. Por otra parte, la aparición de costras es algo totalmente normal y parte del proceso de curación. Por lo habitual, las costras serán del mismo color que la tinta usada en esa zona. Quitar las costras nos puede hacer perder el color o dejar marcas. Ten paciencia y deja que el tattoo se vaya curando poco a poco.

3. Sumergirlo

Durante la curación hay que evitar sumergirlo durante mucho tiempo en el agua. Nada de tomar baños, meternos en un hidromasaje, en la piscina o en el mar durante las primeras 2-3 semanas. Esto no quiere decir que no podamos ducharnos, es más, es necesario hacerlo. Pero nada de contactos demasiado prolongados con el agua.

4. Tostarlo al sol

Los protectores solares no están, por lo habitual, preparados para proteger a la piel recién tatuada. Lo más lógico es que notes que la piel te quema si pones el tatuaje recién hecho al sol. Si vas a estar mucho tiempo al aire libre, mantenlo bien cubierto o a la sombra.

5. No cuidarlo nada o cuidarlo demasiado.

Esto va especialmente para las chicas! Hay una delgada línea que separa el cuidarlo poco y cuidarlo demasiado. Después de quitarnos el vendaje tenemos que limpiarlo cuidadosamente con un gel antibacteriano. Pero evitando a toda costa secarlo con la toalla. ¡NO TE PASES! Deja que se seque solo por el mismo.

Cada tatuador tiene un método diferente para curar los tatuajes y cada piel es diferente. Lo que puede haberte funcionando a ti perfectamente, puede irle fatal a otra persona y viceversa. Los tatuadores profesionales hacen todo lo posible para que los tatuajes curen a la perfección. No tengas miedo en consultarles.

 

Deja un comentario